En Barcelona, la lucha por los derechos de los animales está yendo tan lejos que ahora los perros ya tienen bares donde beber, comer y encontrarse con sus amigos, pastelerías pensadas para su paladar, tiendas que ofrecen cintas de correr para que puedan hacer ‘fitness’, clubs sociales e incluso en algunos casos, su lugar en la oficina.

Cerca de la plaza Molina, en el número 94 de la calle Alfons XII, ha abierto EntreDogs Café, una cafetería donde el público perruno es el protagonista, con una amplia carta de platos para estos animales y otra para sus dueños.

En el local hay 12 camas a los pies de las mesas, con enganches para correas, y no es extraño ver a más de un can bebiendo cerveza para perros.“Es un caldo de pollo o de cordero con aroma a malta y les gusta mucho”, explica Mikel Guruceaga, venezolano y dueño del negocio junto a su tío y su hermana.

“El proyecto salió de la tesis de un máster de emprendimiento empresarial que hizo ella en Madrid”, cuenta, y señala que existen bares similares en lugares como “Australia, Los Ángeles o Tokio. “Cada vez hay más gente que quiere compartir más actividades con sus mascotas”, dice.

En EntreDogs cuentan con ‘donuts’ y ‘muffins’ especiales para mascotas y galletas con forma de hueso, entre otros manjares perrunos, y también disponen de un tablón donde se anuncian paseadores, veterinarios e incluso perros que buscan pareja.“Tenemos una especie de Tinder impreso”, apunta Mikel. Además, en la cafetería hay un “decálogo de convivencia” en la pared, que advierte de que los animales deben atarse, estar vacunados, llevar chip y “moderar las conversaciones”, y un sótano para conferencias, talleres y exposiciones.

“El local se ha convertido en un punto de encuentro, porque como los perros juegan entre ellos, sus dueños entablan amistad”, explica Mikel. Dice, asimismo, que “también viene mucha gente sin animales” y que a los canes “hay que tenerlos atados en corto” para evitar situaciones indeseadas. “Un día uno le dio un mordisco a un nacho de un comensal humano”, recuerda.

Lucy Cross, una clienta, explica que le “gusta” esta cafetería porque el perro es parte de su “familia” y “es lógico querer salir a tomar algo con un familiar”, y Lucy Meiland, otra de las personas que ocupan las mesas, apunta: “El hecho de que quienes vienen a este bar tengan perros y vengan con ellos genera una energía muy positiva para los animales”. Por su parte, Sarah Meyer, asidua al local, cuenta que “al haber encontrado este sitio” sale más con su mascota. “Antes, muchas veces dejaba al perro en casa porque veía que en según qué locales no lo aceptaban. La gente se pone nerviosa y se nota que está generando malestar”, dice.

Repostería para canes

También existe en Barcelona unatienda de alimentación 100% natural para canes especializada en repostería, Snouts, situada en el número 339 de la calle Lepant, a cinco minutos de la Sagrada Família.

Su dueña, llamada también Lucy, quería ser veterinaria cuando era niña. No pudo hacer realidad ese sueño pero sí el de abrir este local, que ofrece pasteles de cumpleaños con bizcocho como base, donetes, ‘donuts’ y ‘muffins’ para perros, además de hamburguesas, pizza y otros alimentos no dulces. Todo se puede comprar también ‘online’.

Cintas de correr perrunas

Y si existen negocios pensados para que los canes puedan disfrutar de comida gourmet, también los hay para que quemen calorías. En la calle Borrell número 7 de Sant Cugat del Vallés estáPancho’s Gym Store, que vende cintas de correr con el objetivo de que puedan ejercitarse en entornos urbanos, donde no acostumbran a tener espacio suficiente para gastar la energía acumulada. Los precios son de alrededor de 600 euros.

Juan Carlos Iniesta, dueño del comercio, cuenta que durante un año, de julio de 2017 a julio de 2018, el local funcionó también como gimnasio para perros, con sesiones adaptadas a cada animal y servicios de peluquería y fisioterapia, pero que la idea “no cuajó porque en Sant Cugat hay mucha zona verde”. Ahora está “planeando” trasladarla al Eixample de Barcelona.

Un club social

Precisamente en este distrito, en el número 43 de Aribau, hay otro negocio especializado en perros, Barkcelona, que además de ofrecer artículos y servicios de peluquería y autolavado para ellos, cuenta con un club social donde se organizan cursos, talleres y eventos que giran alrededor del mundo canino. Asimismo, montan fiestas de cumpleaños para estas mascotas, con pastel, cerveza perruna y la compañía de otros canes.

Presencia en la oficina

No todo es ocio. Los perros están empezando también a tener lugares en las oficinas, pues existen estudios que defienden que llevarlos al trabajo reduce el estrés y aumenta la productividad de los empleados, ya que les permite librarse de “la preocupación por dejarlos en casa y brinda pequeños momentos de desconexión”.

Así lo señalan desde la agencia de marketing y publicidad Ogilvy Barcelona, la primera empresa española que ha pasado a formar parte de la alianza europea Pets at Work, una iniciativa de Nestlé Purina que pretende fomentar la presencia de mascotas en compañías y organizaciones.

Los empleados de esta agencia, por lo tanto, tienen la posibilidad de acudir a su puesto de trabajo con sus canes. Entre los que lo hacen está Marta Aznar. “Últimamente mi perra Kuki tiene más necesidad de estar acompañada y no aguanta tanto tiempo en casa sin hacer sus necesidades. Además, debe tomar medicación a determinadas horas, así que traérmela a la oficina me permite compaginar sus tomas con la jornada laboral”, explica. Otra de las empleadas que lleva su perro al trabajo, Sonia Martínez, se alegra de que antes de poder hacerlo, si quería “ir de viaje o visitar al veterinario al acabar sin pasar antes por casa dependía de alguien” que se lo trajera y “ahora ya no”.

El tiempo dirá si poder ir con los canes a la oficina se convierte en algo habitual y si las nuevas ideas de negocio buscan cada vez más el target perruno. Esto no ha hecho nada más que empezar

Disfruta de un buen desayuno o un brunch dominguero sin despegarte de tu acompañante más fiel.

lukumas-bares-para-ir-con-perro-en-barcelona-1

Lukumas, desayuno con donuts artesanos (Torrent de l’Olla, 169)

Ya os hablé en otro post de este local de donuts artesanos situado en pleno barrio de Gracia. Aquí podrás desayunar un buen café y un donut casero sin tener que dejar a tu perro fuera.

Lo difícil será elegir entre sus donuts con relleno, sus lukumaki (el agujero del donuts relleno de alguna crema) e incluso ¡donuts salados! Una de las cafeterías para ir con perros en Barcelona más golosas.


granja-petit-bo-bares-para-ir-con-perro-en-barcelona-1

Granja PetitBo (Passeig de Sant Joan, 82)

Este bonito y luminoso local del que ya os hablé en otro artículo es ideal para ir con perros a desayunar, comer o tomar un brunch el fin de semana (aunque en este caso es complicado conseguir sitio). Tienen menú del día y su comida es deliciosa., incluyendo opciones vegetarianas.

Te recomiendo que pruebes una de sus tartas caseras, ¡son irresistibles! Una cafetería para ir con perros en la que tendrás que dejar la dieta a otro lado…


alsur-cafe-cafeterias-para-ir-con-perro-en-barcelona

Alsur Café

Este agradable café de Barcelona ofrece cocina ininterrumpida desde el medio día hasta las 12 de la noche, que se puede disfrutar en el interior o en la terraza. Sus tartas y tartaletas son caseras y riquísimas. Tiene wifi para que puedas venir a trabajar con tu portáil.

Alsur Café tiene varios locales en Barcelona: Plaça de Sant Cugat, 1; Carrer de Sant Pere Més Alt, 4 y Roger de Llúria, 23.


Café Ocaña (Plaza Real 13-15)

Esta cafetería se sitúa en una de las plazas más bonitas de Barcelona (aunque también llena de turistas), la Plaza Real. En su terraza puedes sentarte al solete con tu perro al lado (también puede estar en el interior del local), mientras disfrutas de un vermut o un buen desayuno.

El interior del café Ocaña es un espacio teatral de lo más espectacular, con altos techos y columnas, candelabros, flores en las mesas… Un café muy acogedor que también ofrece brunch los sábados.


espai-joliu-barcelona-cafeteria-perros

Espai Joliu (c/ Badajoz, 95)

Las flores, el arte y el café conviven en este espacio lleno de personalidad, que se autodenomina “Plant concept store”. Espai Joliu es cafetería, tienda y galería de arte, una de los últimas aperturas de “locales bonitos” en el barrio del Poblenou.

Tu perro se sentirá muy a gusto dentro de su espacioso local y tú desayunarás como un marajá con las tartas caseras, los cafés y platos de brunch que elaboran con cariño. Una cafetería para ir con perros llena de encanto.


altair-barcelona-cafeteria-perros-copia

Café Librería Altaïr (Gran Vía de Les Corts, 616)

Altaïr es la mejor librería de Barcelona para los amantes de los viajes y las aventuras, tienen todos los libros de viajes que puedas imaginar, sea cual sea la parte del mundo a la que vayas a ir.

En la planta inferior hay una amplia cafetería donde podrás desayunar en compañía de tu perro y rodeado de libros con mundos por descubrir. Una cafetería de lo más cultural para ir con tus perros.


la-desayuneria-barcelona-cafeteria-perros

La desayunería (Comte Borrell, 75)

En esta cafetería con terraza ofrecen desayunos internacionales durante todo el día: huevos rotos con jamón, pancakes, migas, desayuno japonés (con arroz y miso), desayuno alemán (con preztel incluido), etc. De las ofertas en desayunos más variadas que encontrarás en Barcelona.

Tu perro será bienvenido y podrá hacer migas con Manchito, el perro del local que a veces anda por allí. Una cafetería ideal para ir con perros y desayunar como un rey


Satan’s Coffee Corner (l’Arc de Sant Ramon del Call, 11)

Satan’s Coffee Córner es conocido por tener uno de los mejores cafés de Barcelona. En esta cafetería los perros son bienvenidos y es un lugar perfecto para desayunar y merendar. Incluso tienen un desayuno japonés elaborado especialmente por un chef japonés.

En Santan’s Coffee Córner También tienen sandwiches, sopas, ensaladas… Una cafetería ideal para ir con perros y disfrutar con el olor del café siempre en el ambiente.