La terapia asistida con animales, clave en la lucha contra el Alzheimer

La Cátedra Institucional de Investigación Animales y Sociedad de la Universidad Rey Juan Carlos es la primera dentro del sistema educativo español que tiene como objetivo investigar, formar y difundir sobre los efectos de la vinculación entre el ser humano y los animales. De hecho, se encarga de mejorar la salud de las personas a través de las intervenciones asistidas con animales.

Ahora, dicha Cátedra ha dado el pistoletazo de salida a un nuevo programa que tiene dos vertientes, la investigación y la concretización de terapias para personas que sufren de Alzheimer. “Emociones que dejan huella” es el nombre bajo el que se engloba este programa, desarrollado por la Cátedra y la Asociación terapéutica PsicoAnimal, que cuenta con la colaboración de la Asociación de Familiares de Enfermos de Alzheimer de Madrid, la cual pretende profundizar en los beneficios de las terapias asistidas con animales en el tratamiento de esta enfermedad.

Con una duración de cinco meses, la terapia tratará, mientras se desarrolla la investigación, a 24 personas que sufren esta demencia, gracias a la ayuda del Dóberman Hebe, el Golden Retriever Zenit y el Galgo Dogui. El proyecto reportará una mejora a los usuarios y permitirá a los investigadores saber más sobre los beneficios terapéuticos del vínculo que se establece entre los animales y los seres humanos.

La Fundación de Alzheimer de España (FAE) señala que hay un aumento de la prevalencia de la enfermedad a medida que se incrementa la edad de la población: un 4,2% en personas de 65 a 74 años; 12,5% en personas de 75 a 84 años y 27,7% en mayores de 85 años. La edad es uno de los factores más determinantes, y se calcula que para el año 2050 uno de cada tres españoles superará los 65 años en nuestro país. Por lo que este tipo de terapias adquieren una gran importancia.

Las Terapias Asistidas con Animales son consideradas como una intervención efectiva en la población que padece Alzheimer, ya que proporciona beneficiostanto físicos y cognitivos como emocionales, sociales y conductuales. Estos beneficios son mayores en aquellas personas en las que la figura del animal de compañía haya estado presente en sus vidas.

Bajo la dirección de la psicóloga Rocío Fernández Andrade, de PsicoAnimal, el proyecto “Emociones que dejan huella” se desarrolla, desde principios de diciembre en las instalaciones de la Asociación de Familiares de Enfermos de Alzheimer de Madrid con pacientes de centros de día —no institucionalizados— en estadio inicial o medio de la enfermedad.

“Uno de los factores más positivos del programa es justamente su desarrollo en centros de día, lo que contribuye a que las personas permanezcan en su entorno, con los beneficios emocionales que reporta”, explica Nuria Máximo, directora de la Cátedra Animales y Sociedad de la URJC. Los resultados del estudio, que comienza esta semana, se darán a conocer a finales de 2019.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *