Las 5 libertades del bienestar animal

Las 5 libertades del bienestar animal

¿No sabes que son las 5 libertades del bienestar animal? Antes de empezar a trabajar con un perro pensando que tiene posibles problemas del comportamiento debemos preguntarnos si están cubiertas sus 5 libertades.

Cumplir con este requisito básico nos permitirá medir el nivel de bienestar en nuestro animal y certificar que, aunque muestre un comportamiento u otro, nuestra mascota se encuentra mentalmente bien en la medida de lo posible y de lo que podemos ofrecerle.

¿Cumples con las 5 libertades del bienestar animal? Descúbrelo a continuación.

También te puede interesar: ¿Cómo dejar a un perro solo en casa?

Índice

  1. Libre de sed, de hambre y de malnutrición
  2. Libre de disconfort
  3. Libre de dolor y enfermedad
  4. Libre de expresarse
  5. Libre de miedo y estrés

1. Libre de sed, de hambre y de malnutrición

Aunque nos parezca algo impensable que nuestra mascota puede sufrir sed o hambre en ocasiones puede suceder sin que nos demos cuenta ¿cómo?

El agua siempre debe estar disponible para tu mascota incluyendo por la noche, es decir, cuando tu duermes, sé previsor. En invierno y especialmente si vivimos en un sitio frío debemos asegurarnos que la capa superior del agua no se ha helado, para evitarlo podemos situarla dentro del hogar.

En cuanto a la comida es importante que sepamos qué tipo de alimento es el que necesita nuestra mascota siendo siempre de alta calidad. Puede que pensemos que le damos un alimento riquísimo y abundante aunque eso no sea así, identifica las señales que te manda tu mascota.

2. Libre de disconfort

El confort es algo básico que depende directamente del ambiente que debe tener tu mascota en su día a día.Incluimos el tener una cama, un nido o una madriguera cómoda donde relajarse y descansar, una temperatura ambiente estable, juguetes y accesorios para distraerse así como la seguridad y tranquilidad de que se encuentra en un sitio confortable. Las mascotas de edad avanzada como perros y gatos necesitarán un confort extra por su situación y condición física.

3. Libre de dolor y enfermedad

No podemos afirmar tener a un perro que cumple las 5 libertades si este sufre alguna enfermedad o dolencia. Recuerda que aunque no sufra una infección por parásitos o una enfermedad grave, problemas como la artrosis canina o la conjuntivitis en los gatos pueden crearle un malestar general que le haga actuar de una forma menos amigable por ejemplo.

Presta atención a las señales que pueden indicarte malestar en tu mascota ya sea un gato, perro e incluso un hámster. Es muy importante que les revises periódicamente ya que ellos no pueden comunicarte que se sienten mal.

4. Libre de expresarse

El perro debe poder expresarse libremente en el entorno en el que vive y habita, por ese motivo es fundamental tener una buena comunicación con nuestra mascota y saber qué necesita:

  • Déjale explorar y olisquear: Eso le permitirá adaptarse en el ambiente en el que vive, identificar a las mascotas que viven en los alrededores, situarse en un sitio concreto, realizar sus tareas diarias de búsqueda de alimento (como haría en la naturaleza) etc.
  • Actividad: Es muy importante que tu perro pueda ejercitarse todo lo que necesita, solo de ese modo estará libre de estrés, estará mas feliz y realizado. Es muy importante que respetes este punto.
  • Contacto con las personas: Los perros que han pasado toda su vida junto a personas desean el contacto con ellas, les hace sentir socializados y felices. A veces pueden llegar a generar esteriotipias tan solo para que les prestemos atención y cariño. No dejes nunca de mimar a tu perro, gato e incluso a cualquier otra mascota que esté acostumbrada a tu presencia y mimos, puedes crear una grave ansiedad o depresión.
  • Contacto con otras mascotas: Si tu animal doméstico ha convivido con otros de su especie o de otra, indiferentemente, puede deprimirse al encontrarse solo y aburrido.

5. Libre de miedo y estrés

Finalmente y para acabar con las 5 libertades del bienestar animal debemos asegurarnos que nuestro perro no sufre miedo o estrés, y esta es la parte más complicada de lograr pues no siempre sabemos que temores puede tener nuestra mascota, por ello te aconsejamos:

  • No le fuerces a relacionarse si no le apetece.
  • Premia la calma y tranquilidad.
  • No le castigues nunca mediante la fuerza física.
  • Enséñale a entender el “No”.
  • Utiliza siempre el refuerzo positivo.
  • No generes situaciones que le hagan pasar un mal rato.
  • Identifica sus miedos e intenta que los supere siempre junto a un especialista.