Mi perro tiene miedo a todo ¿qué puedo hacer?

Algunos propietarios se quejan y preocupan porque sus perros parecen tenerle miedo a todo. En ocasiones, ni siquiera quieren salir a la calle.

En realidad, ese miedo generalizado está tipificado dentro de la etología, ciencia que estudia el comportamiento animal. Hay que analizar cada caso de forma individualizada, pero por lo general podemos hablar de perros que padecen Síndrome de Privación Sensorial.

Si tu perro le tiene miedo a las personas, a los coches, al camión de la basura, a las bicicletas, patinetes o incluso a las hojas que caen de los árboles inesperadamente, seguramente te interesará saber por qué y cómo ayudarle. Voy a intentar explicarlo.

Qué es el Síndrome de Privación Sensorial (Deprivation Syndrome)

Es un síndrome que afecta a aquellos perros que, durante su etapa de cachorros, han vivido aislados o privados de estímulos ambientales y que, como consecuencia, no saben adaptarse al entorno y presentan miedos excesivos y generalizados.

El Síndrome de Privación Sensorial tiene su origen en un defecto en el desarrollo de conexiones interneuronales debido a la falta de estimulación durante los periodos de máxima expansión sináptica del cerebro. En perros, es crucial el periodo que va desde las tres semanas hasta los tres-cuatro meses de edad (periodo sensible de socialización).

La falta de estímulos durante el desarrollo lleva a una malformación de zonas nerviosas especializadas para la gestión de informaciones sensoriales. La incapacidad del cachorro de regular su actividad sensorial no le permite desarrollar estrategias de adaptación al entorno, desencadenándose así el riesgo de alteraciones emocionales.

Síntomas

Si tu perro padece Síndrome de Privación Sensorial, es posible que el conjunto de estos síntomas te resulte familiar:

  • Miedos excesivos y generalizados: son perros a los que parece que todo, o casi todo, les da miedo.
  • Algunos de estos animales no quieren salir a la calle a pasear e incluso impiden caminar a sus propietarios al colocarse entre sus piernas a modo de refugio
  • Timidez extrema
  • Se comportan como si hubieran sido maltratados, con posturas corporales bajas
  • Estado de ansiedad intermitente o permanente
  • Pueden mostrar agresividad por miedo hacia personas u otros perros y animales
  • No toleran bien los cambios de ambiente: lo nuevo les asusta
  • Fobia a petardos y tormentas
  • Fobia a ruidos
  • Pueden presentar alteraciones del sueño
  • Algunos perros tienen tendencia a crear relaciones de hiperapego con sus propietarios
  • Etc.Miedo-Perros-Síndrome Privación Sensorial

Además, los perrosque padecen Síndrome de Privación Sensorial presentan respuestas neurovegetativas asociadas al miedo y eso puede implicar trastornos del sistema digestivo, urinario y problemas dermatológicos.

Perros de perrera y cachorros comprados en tienda: riesgo mayor

Los perros que pasan sus primeros meses de vida en perreras, encerrados en jaulas y aislados del medio exterior, son perros que potencialmente van a padecer Síndrome de Privación Sensorial.

Lo que mucha gente no piensa es que los cachorros comprados en tiendas de animales también pasan la mayor parte del tiempo encerrados y aislados.

Si estos perros son adoptados pasados los tres o cuatro meses de vida (una vez finalizado el periodo sensible de socialización) es muy probable que, de adultos, presenten importantes problemas de conducta relacionados con la hipoestimulación.

Las consecuencias de una socialización incompleta o nula son graves.

Tratamiento

Dentro del Síndrome de Privación Sensorial, se establecen tres estadios, dependiendo de la gravedad de los síntomas. El tratamiento debe ajustarse al paciente en función del estadio en el que se encuentra.

En cualquier caso, son tres los bloques en los que podemos dividir el tratamiento:

1- Terapia de modificación de conducta

Es importantísima e imprescindible para solucionar el problema. Tiene que estar pautada por un etólogo profesional. Es necesario evaluar a cada perro de forma individualizada. No hay recetas generales. Sin embargo, en todos los casos, el objetivo de la terapia debe ser:

  • Mejorar la gestión emocional del perro ante aquellos estímulos que le provocan miedo.
  • Dotar al propietario de las herramientas necesarias para que sepa gestionar la convivencia diaria con su perro sin agravar el problema que padece el animal.

2- Administración de psicofármacos

Muchas veces, ante un Síndrome de Privación Sensorial, es necesario administrar medicación para reducir los niveles de ansiedad del perro. Por una cuestión de bienestar animal y porque puede facilitar el hecho de que el animal esté más receptivo durante la terapia de modificación de conducta. Recordemos que los niveles altos de estrés dificultan la capacidad de aprendizaje.

3- Feromonas apaciguadoras (ADAPTIL)

Existen en el mercado collares y difusores de feromonas apaciguadoras que pueden ayudar al perro a reducir su ansiedad.


Otros tratamientos alternativos

Homeopatía, Flores de Bach, Vendajes corporales, etc.

No existen estudios científicos que demuestren la validez de estas técnicas en el tratamiento del Síndrome de Privación Sensorial. Sin embargo, personalmente no descarto que puedan ayudar, como complemento, y siempre que sean aplicados por un profesional.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *