Ordenan el cierre de la perrera municipal de Cubelles

El Ayuntamiento de Cubelles(Garraf) ha ordenado el cierre de la perrera del municipio, gestionada por la Protectora de Animales y Plantas del Garraf. El consistorio ha dado 15 días a los responsables del espacio – de propiedad privada – para abandonarlo, argumentando que no tienen licencia. Sin embargo, los responsables de la entidad se oponen a sacar el medio centenar de perros que custodian y advierten que el desalojo tendrá que hacerse a la fuerza.

La orden del Ayuntamiento es el final de un litigio judicial que se remonta a 2004, cuando un vecino presentó una queja advirtiendo que el espacio no tenía permisos. El consistorio concluyó que el recinto debía cerrar pero la Protectora elevó el caso a los tribunales, que en 2015 dieron la razón al gobierno municipal.

A finales de 2018 el consistorio anunció a la Protectora que ejecutaría la sentencia para cesar la actividad, y dio a la asociación la posibilidad de presentar alegaciones. El Ayuntamiento, sin embargo, las ha desestimado todas y ha activado la cuenta atrás, dando quince días a la entidad para sacar los perros del espacio. El plazo finaliza a finales de mes.

Polémico cierre

El fin a más de 10 años de negociaciones

Con la ejecución de la orden de cierre, el consistorio da por agotadas las negociaciones iniciadas hace más de diez años. Si la Protectora no ha abandonado las instalaciones una vez acaben los quince días de ultimátum, el Ayuntamiento prevé comunicar día y hora para presentarse en el recinto. Si todavía están en el espacio, ejecutará el desalojo y no descarta pedir la orden de juez para acceder al espacio de manera forzada.

Desde el gobierno cuestionan las condiciones de salubridad del espacio, y el concejal de Medio Ambiente, Josep Maria Hugué, recuerda que la entidad nunca ha seguido los requisitos mínimos para adecuar el recinto y proceder a pedir la licencia de forma correcta.

A su vez, el consistorio remarca que ya tiene un acuerdo con la Mancomunidad Penedès Garraf para hacer uso del Centro de Acogida de Animales Domésticos cuando un perro es recogido en la vía pública

Con la orden de cierre de diciembre, el Ayuntamiento entregó a la Protectora un informe con los costes que tendrá cerrar el espacio y trasladar los animales a otros centros de acogida. Según estos documentos, retirar los animales, cuidarlos desde otros centros y fomentar su adopción costará 11.500 euros el primer año, y más de 95.000 el segundo.

En paralelo, el consistorio calcula que el derribo de las instalaciones y la descontaminación de los terrenos costará 121.000 euros. Este dinero será reclamado a la Protectora, que ya avanza que se opone a pagarlos.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *