Se suspenderá la caza en Castilla y León

La decisión del Tribunal Superior de Justicia supone la paralización de toda actividad cinegética en Castilla y León. La suspensión atiende al recurso presentado en su día por el partido animalista PACMA. El partido animalista sostiene, para fundamentar su pretensión cautelar, que la aplicación de la norma impugnada va a producir daños de imposible o difícil reparación, ya que se va a autorizar la actividad cinegética de determinadas especies silvestres sin contar con los estudios científicos precisos que lo avalen.

Estudios poblacionales de 2001 y 2005

El Tribunal ha argumentado que, tras analizar las fuentes de estudios poblacionales utilizados para la práctica de la actividad cinegética, «una lectura de dichas fuentes pone de manifiesto que no son actuales, ya que se toman en consideración datos de los años 2001 y 2005».

Mientras PACMA sostiene que la aplicación del Decreto impugnado posibilita la caza de especies de la fauna silvestre sin contar con estudios científicos objetivos y actualizados que permitan, desde el punto de vista de conservación de la especie, la práctica de esa actividad, la parte demandada, es decir, la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, considera que no hay ningún principio de prueba de esta afirmación y que ninguna de las especies declaradas cinegéticas por la modificación del Decreto son especies protegidas.

Pero el tribunal se ha posicionado al lado de los animalistas radicales, sosteniendo, sobre esto último, que «A nuestro juicio este planteamiento que hace la Administración demandada es incorrecto, teniendo en cuenta los parámetros en los que la caza puede ser permitida (…) Por lo tanto, que las especies a las que se refiere el Decreto se encuentren dentro de los citados Anexos no implica que la ejecución de la norma impugnada no cause daños irreparables o de difícil reparación, porque la práctica de la actividad cinegética y las medidas de gestión que se contemplen exigen contar con información relativa al nivel de población, distribución geográfica y tasa de reproducción de las distintas especies silvestres, así como del grado de incidencia de dichas actividades en la conservación de las mismas».

Perjudicados

El Tribunal deja claras las preferencias en este tema: «Por lo tanto, que las especies a las que se refiere el Decreto se encuentren dentro de los citados Anexos no implica que la ejecución de la norma impugnada no cause daños irreparables o de difícil reparación, porque la práctica de la actividad cinegética y las medidas de gestión que se contemplen exigen contar con información relativa al nivel de población, distribución geográfica y tasa de reproducción de las distintas especies silvestres, así como del grado de incidencia de dichas actividades en la conservación de las mismas».

Se paraliza el Decreto que establece qué especies son consideradas cinegéticas

Lo que ahora se paraliza es el Decreto 10/2018, de 26 de abril, por el que se modifica el Decreto 32/2015, de 30 de abril, que busca establecer qué especies pueden ser consideradas como cinegéticas y da cobertura a la orden anual de vedas de la región.

En el auto la Sala se reconoce la importancia que tiene la caza para Castilla y León desde el punto de vista económico y social, valorando los daños que pueden causarse a la fauna salvaje como consecuencia de la práctica de esta actividad, concluyendo que los daños para los intereses generales derivados de la suspensión del Decreto pueden ser controlado por la Administración, mientras que el interés «más necesitado» es el de conservación de la fauna silvestre.

El auto señala la falta de estudios actualizados y contrastados que argumenten que las especies incluidas en la lista de cinegéticas se pueden cazar sin afectar a sus poblaciones.

Por este motivo, para que la actividad cinegética siga siendo un elemento de desarrollo económico y social de la Comunidad de Castilla y León, es necesario que se practique «en condiciones» que aseguren que no perjudica el estado de conservación de las especies que se cazan, y de ahí la importancia que la consideración de una especie como cinegética cuente con estudios objetivos y actualizados que así lo determinen y no perjudiquen el estado de conservación de las poblaciones.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *